martes, 17 de febrero de 2009

Firmes y Dignos


Una de mis películas favoritas de siempre es Gladiador, me ha llamado siempre la atención, entre otras cosas por algunas frases o citas, tiene muchas, pero entre ellas, al inicio, cuando esta la batalla en Germanía, el saludo que utiliza el general Máximo para dirigirse a sus tropas, justo antes de ir a pelear es:


"Firmes y Dignos"


Firmes, pues sabían que venia algo difícil, un enemigo fuerte y una batalla campal, pero Dignos, sabiendo que era un honor ser un soldado romano y un honor tomar parte en la conquista.


Creo que como hijos de Dios, debemos en todo tiempo tener esta actitud, "Firmes y Dignos", firmes en nuestra fe, en nuestros ideales, en nuestras metas, en nuestra confianza en Dios, en su gracia, pero también Dignos, llevando un buen testimonio, una vida transparente, sin "Colas que machucar", sin doble animo o doble vida.


Ante cualquier lucha, en la lucha de cada día, recuerda siempre: "Firmes y Dignos".


Feliz Semana

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido amigo, te rogaria elijas otro ejemplo, los romanos se preparaban para asesinar, masacrar, destruir, presisamente todo lo contrario de lo que predicaba Jesus.

Anónimo dijo...

Todos somos soldados de Dios. No hay enemigo alguno en nuestra guerra, mas que nosotros mismos. El ejemplo no será el mas adecuado para predicar en un templo, pero precisamente, a los que luchamos en las campales de la vida, sirve de algo.. Si EL MAESTRO no hubiera enseñado con parábolas, nadie hubiera entendido... no creen?

Anónimo dijo...

Dios??? Aun creen que la luna es de queso??? Si Dios existiera lo ultimo que querría saber es de este tipo de sencibileria ridícula, me quedo con el ¡¡¡FIRMES Y DIGNOS!!! Eso esta mucho mejor y eso de Asesinos... jajaja que le pasa, hasta "los hijos de Dios" han asesinado en su nombre... y que de la Santa Inquisición??? Por favor Ubíquense y Maduren, así no avanzara el mundo que bien que le hace falta.

DIÓCESIS DEL CALLAO dijo...

Y asi fuese mentira todo esto, y así no existiese Dios. Buscaré siempre, en medio de mis debilidades, ser un hombre digno en mi hablar y en mi actuar sin importar que Dios existe; porque lo que busco es ser un hombre con dignidad.Eso es lo que al hombre le invita a ser trascendente